La falta de lluvia podría cambiar el sabor del agua