Cómo escapar de una corriente marina: qué NO debes hacer