Esta es la masa de aire frío que desplomará los termómetros