La fórmula que demuestra por qué es el día más feliz del año